Viento del sur

Y aquí seguimos, inmersos en Viento del Sur, de Ian Gibson.

Ian Gibson

«Jamás he entendido a quienes han negado la españolidad a los musulmanes o a los sefardíes que estuvieron aquí mil años, o a quienes olvidan que una de las fuentes de riqueza cultural que ha tenido España radica en la mezcla de culturas, de sangres, de idiomas, de textos literarios… Increíble. Este país es el único de Occidente donde se ha producido esa mezcla.» Ian Gibson

Te voy a contar un secreto

Y aquí seguimos, cotillas cotillas.

Siempre que me entra un negro me agobia pensar que es por que tengo el culo gordo.
Cada vez que me entra un negro me agobia pensar que es por que tengo el culo gordo.

Recientemente he encontrado una nueva web digna de un espacio en los marcadores del firefox. Por si no la conocías, PostSecret es un blog creado hace unos años que tiene bastante éxito en internet. En él, la gente envía sus secretos, experiencias, deseos ocultos, situaciones vergonzosas, problemas infantiles…. La gente confecciona su postal (las hay bastante chulas), en el blog las digitalizan y publican semanalmente.
He encontrado una versión española con la misma idea, pero donde aceptan postales creadas digitalmente con lo que la calidad del material es distinto (aunque los secretos puedan ser los mismos).

Por lo visto, sólo mantienen una entrada cada semana. Cada domingo, publican sus Sunday Secrets reemplazando al anterior. La razón por la cual borran sus anteriores entradas no la capto si no es por asegurarse más ventas de su recopilación de secretos (porque, cuando mandais vuestra postal, pasa a ser propiedad de la web obviamente).

Encontrareis secretos entrañables e inocentes, confesiones bastante brutas y situaciones divertidas. Probablemente cuando vea alguna nueva que me guste la enlazaré en el blog. Como muestra, aquí teneis unas cuantas de las últimas que he visto, junto con su traducción del pitinglish:

Cepillo de dientes
Siempre que haces mi vida miserable, simplemente me acuerdo de que sé dónde está tu cepillo de dientes

Sigue leyendo

¿Por qué se extinguieron los unicornios?

Y aquí seguimos, añadiendo feeds a mi netvibes.

El último en entrar ha sido el de Alberto Montt, (del que ya hablamos hace unos días). Lo he pillado trasteando porque en su web no lo ofrece. Por si alguien lo quiere, aquí está la dirección.

En la actualización de hoy, nos da respuesta a la pregunta del título. O sea que fue por eso….

Unicornios

Por lo visto, Alberto Montt ha editado un libro con 80 de sus viñetas. Lástima que sólo esté a la venta en una pequeña editorial de Chile. Nos tendremos que conformar con seguirle viñeta a viñeta.

Y como bonus track: la espada y la pared. Buenísimo :-D.

Espada y la pared

El elefante y la estaca – Jorge Bucay

Y aquí seguimos, leyendo historias interesantes.

JorgeBucay

Gina enlazó en su blog la entrada Wii=Gay hace unas semanas. Desde entonces voy visitando su blog de cuando en cuando. Hoy he encontrado en él este cuento de Jorge Bucay (alguien a quien sólo conocía de ver mil portadas suyas en las librerías) que da que pensar. Las reflexiones que me produce las dejo para mí.

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante, que, como mas tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba sus patas

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye?

Cuando tenia cinco o seis años, yo todavía confiaba el la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imagine que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

El niño con el pijama de rayas

Y aquí seguimos, comprando libros en el aeropuerto.

The boy in the stripped pyjamas

Nota del editor en la contraportada:

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

El editor.

Sigue leyendo

  • julio 2020
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • 20minutos ahorro ahtec Alberto Montt alias anuncio Aznar año nuevo Blogroll borbon buenafuente camiseta censura chanante chat cocaina comic corto cortometraje descodificador Dexter don quijote droga el jueves el mundo el niño con el pijama de rayas El País Enlace españa estudio droga felipe festival forges Hard-Fi Humor internet italia javier perez de albeniz jueves juez del olmo la2 la casa azul letizia libertad de expresión Libros lost Madrid miranda Miranda de ebro monarquia muchachada nui perdidos petroleo rock politica pp propositos psoe Publicidad Rajoy Recetas reparación se lo que hicisteis serie series Sitges superguay terrorismo threadless TV tve vacaciones viaje viñeta youtube Zapatero
  • Seguimos contando

    • 195.049 octavillas entregadas
  • -Sólo personal autorizado-
  • web stats